lunes, 17 de febrero de 2014

Tres textos y un vídeo para reivindicar el arte en la escuela

Reivindicación del Arte, propuesta de Markel Eizagirre, Iñigo Irurzun y Mikel Ibarguren para @QMusicArte

Los estudiantes de 1º del Grado de Educación Primaria de la Escuela Universitaria de Magisterio de Donostia (Universidad del País Vasco) Markel Eizagirre, Iñigo Irurzun y Mikel Ibarguren han querido aportar su granito de arena al proyecto Queremos MusicArte con un vídeo y tres reflexiones sobre lo que significa el arte para ellos y la importancia de que sea parte de los aprendizajes básicos en educación.


Esperamos que os gusten sus textos y el vídeo.



REIVINDICACIÓN DEL ARTE
Iñigo Irurzun

Como dijo Albert Einstein, “el arte es la expresión de los más profundos pensamientos por el camino más sencillo.” Me parece que es la definición más idónea que se le puede poner a este tesoro.

Para mí el arte es un juego. De un pensamiento, una palabra, una foto… se puede crear una canción, un poema, una melodía, una pintura… El arte te ayuda a aislarte de la sociedad por un periodo de tiempo, te ayuda a encontrarte a ti mismo, a pensar y crear cosas que nunca antes habías tenido en mente.

A mí personalmente, el arte me ha ayudado a crear mi personalidad. Además me ha sido de gran utilidad para socializarme y he podido conocer gente y culturas de otros países.

Desde pequeño empecé a interesarme por la música. Mi hermana toca el acordeón y mi madre canta en un coro local. Así, con 8 años me inscribí en la escuela de música de mi pueblo. Hace un par de años acabé mis estudios de solfeo, pero aun así sigo tocando el clarinete en la banda municipal. Después de casi 10 años en el mundo de la música, doy gracias a mis padres por meterme esta afición desde pequeño.

Escucho música a todas horas, me relajo tocando el clarinete, me gusta asistir a conciertos en vivo… Soy de ese tipo de personas que escucha todo tipo de música, empezando por el rock hasta la música clásica. Sí, la música clásica. Mucha gente piensa que esta es aburrida y monótona, para mí es todo lo contrario. Como músico, aprecio mucho las orquestras y todo tipo de bandas, que son capaces de interpretar hasta las obras más complejas. No me pierdo ni un concierto de año nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena. ¡Qué sería de mí sin haber conocido la música! No me quiero ni imaginar…

Y como con la música, con las demás ramas del arte. La poesía por ejemplo me fascina. Es probable que no seas capaz de expresar tus sentimientos en un poema, pero esa no debe ser la razón de dejar a un lado la poesía. Yo por ejemplo no me entiendo muy bien con la pintura, pero me gusta ver como otras personas son capaces de ilustrar lo que piensan utilizando colores, sombras y demás.

Cada uno debe investigar en sí mismo para poder ver cuál es la rama del arte que más le interesa. Es difícil darse cuenta de lo que te fascina si no recibes desde pequeño cierta ayuda para descubrir distintas actividades. En el colegio por ejemplo, actividades como el fútbol, baloncesto, balonmano… tienen una gran importancia y los niños están encaminados a tomar parte en esas actividades.

Creo que esto sucede puesto que en muchos colegios no hay actividades extraescolares relacionadas con el arte. Y esto para mí es una pena. Cada niño es un talento, y cada niño destaca en una actividad diferente. Si no damos la oportunidad de desarrollar estos talentos en los colegios, de una manera o de otra, estamos apartando a un lado los sueños de miles de niños y niñas.

EL ARTE Y LA ESCUELA
Markel Eizagirre

Matemática, Lengua, Tecnología, Ciencias Naturales y Sociales, Educación Física y muy ocasionalmente Música son las asignaturas más corrientes en Primaria. A esta edad normalmente se aprende a socializarse, desarrollar la mente (como en todas las fases de la vida)... y pretenden, y lo hacen a través de las asignaturas mencionadas al principio. Pero este desarrollo tiene un gran vacío en sí, que queremos reivindicar a través de este trabajo, a base de vídeos y este escrito.

Lo más que se acerca de las mencionadas asignaturas al arte, es la música, digan lo que digan. Y en esa asignatura, normalmente aunque haya excepciones, solo se enseña a tocar la guitarra, la flauta, el txistu como mucho y algo de teoría. Total: Patatas. La música y el arte se enseñan por obligación, o porque alguien lo ha mandado, o porque lo pone en el currículo de la escuela. ¿Por qué no se enseña arte en la escuela?

Como explicamos en el vídeo, los tres participantes hemos practicado o practicamos alguna rama del arte, como lo son el teatro, la música o el versolarismo. Los tres hemos tenido que irnos fuera de la institución para que se cumplan nuestros sueños, por decirlo de alguna manera.

En mi caso, he dado las últimas tres asignaturas en la escuela y he podido hacer una valoración sobre ellas. Estas son vistas como plástica, un pasatiempo. Es decir, la gente no decía "¡qué bien, tenemos bertso/música/teatro!" porque les gustaba, lo decían porque PERDÍAN clases y no porque se interesaban en el significado que tenían, lo que transmitían o lo que podían transmitir, lo que significa para la cultura del país...

Yo empecé en bertsos, el mismo año que empezamos a darlos en la ikastola. Y os aseguro que era imposible que fuera lo mismo, porque una hora semanal no es suficiente para ningun bertsolari o bertsozale para que entienda las entrañas de esta cultura oral, el trabajo mental que tiene, cómo una persona cantando puede hacer sentir especial al público y a veces, hasta llorar.

Soy más entendido en el ámbito del bertso, pero me temo y sé que en la música, el teatro o cual sea la rama del arte, pasa lo mismo. En el teatro, ¿cuanto sentimiento se mueve? Seguro que todos hemos visto alguna serie y nos hemos enganchado: porque nos atrae, porque sentimos atracción, porque sentimos. ¿Cuantas personas mayores del País Vasco, se han creído Goenkale?.

Y lo mismo, con la música. Los sollozos, en el concierto que da la Orquesta Sinfónica de Viena. Y sin ir más lejos, el conciertazo de Ken 7 con la Orquesta Sinfónica de Euskadi. Lloraban sentimientos.

Con esto quiero decir que el arte en la escuela, no es una asignatura, es otro mundo para el/la alumn@ que esta interesad@ en ello. Además, debería ser un derecho a optar esta asignatura y por lo tanto hacerlo oficial en los colegios.

Para concluir, no solo con el arte sino en todas las asignaturas, etapas del desarrollo, exámenes... el estudiante dará el cien por cien solo si el/la profesor/a cree en él. Con el arte es lo mismo: se llevará a cabo, si creemos en ella.

LA MAGIA DEL ARTEMikel Ibarguren

Desde siempre me han creado algo mágico  dentro las definiciones abstráctas. Creo que un concepto, sin ninguna definición o al menos sin ser fija esa definición requieren de nuestra parte un esfuerzo para encontrar nuestro propio significado.

Nunca he podido definir que es el arte. Solamente pienso que es algo demasiado valioso y que está y ha estado reprimido. Cuando estoy hablando del arte me refiero a la música, al teatro, a la poesía y otras muchísimas cosas que están menospreciadas desde siempre.
Simplemente demostrando esto, puedo decir que  le damos más importancia al físico que  a los propios sentimientos. O si no, parad un momento a pensar. Desde que somos niños nos enseñan ir al futbol, al baloncesto, a la pura competición en los deportes. ¿Y si eres "malo"? Si eres malo en esas facetas te ponen la etiqueta de que eres malo en todo. Desde las escuelas nos guían hacia esos deportes, y en tema del aprendizaje, el arte, se queda en el extremo del olvido.
Hace dos años empecé en una escuela de teatro. Desde muy pequeño me han dicho que valgo para esto. Ante toda la presión que tenía  y mi introversión me han llevado a esperar a que llegara este momento. He abierto una puerta que nunca pensé que existiera. Porque, cuando he entrado y observado todo lo que hay más allá de esta puerta, en ese mundo menospreciado me he encontrado a mí mismo. Es una macedonia de sentimientos puros, de emociones universales o secundarias, es la magia que te lleva de una atmosfera a otra, sentir el odio y abrazar a un querido, no se puede explicar con palabras. Ni siquiera Shakespeare lo consiguió. Hay que sentirlo y vivirlo. Y con el tiempo te das cuenta que no te importa que te pongan la etiqueta de rarito, porque te sientes feliz haciendo esto.
Me pasó hace unos años lo mismo con la música. Es como el conductor de tus pensamientos y sentimientos, porque en cada instante te lleva a un sitio nuevo y cómodo. Es qué cuando no has probado componer una partitura siguiendo el ritmo de tu corazón y con la línea de pensamentiento que se te hace notar cuando estas metido en una partitura musical y emocional.
¿Y la poesía? Muchos dicen que es  el mayor arte del mundo. Es como un tesoro escondido que nunca buscaras todo a la vez, sino que una moneda de oro te llevara a otra y esa a otra.
Sí, visto así es más guay jugar al balompié que estar sentado y bajo una lámpara para escribir una basurilla de poesía. Sí, es mucho más fácil celebrar un gol que hacer un poema panfletario.
Pero realmente, después de una obra el cariño que te da el público es único, es mágico. Los aplausos te llenan de felicidad, ante unas quinientas manos y ojos mirándote con pasión y sentimiento. Aunque cada vez son menos  esos aplausos y porque se cuesta llenar las sillas de culos de ese corazón  que quieren ver y sentir el arte.
¿O es que alguien puede criticar u opinar que es  ver con una canción tuya  que tres mil personas estén botando, y cantando una letra que has compuesto tú?
El silencio es de los sabios, un hábitat donde nos sentimos libres, y nosotros mismos. El arte, ese concepto mágico que solamente tiene un significado de diccionario. Y nosotros preferimos no poner ninguna definición, porque es una macedonia de todos los sentimientos, abstractos y no abstractos, existentes y no existentes, todo aquello que te hace despertar para hacer algo a gusto, siendo tú mismo y después de comer esa  macedonia sinceramente sintiéndote feliz. Todo esto, y solamente esto es el arte.



Mencionan esta entrada en la Biblioteca Escolar Digital del 
Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas en Educación (CITA)